Sigamos recordando a Juan Gabriel

El cantautor mexicano, Alberto Aguilera Valadez, mejor conocido como Juan Gabriel, alcanzó la fortuna y la fama gracias a poco más de 1,800 composiciones muy importantes, que además de posicionarlo como un cantautor virtuoso, mostró una importante faceta del artista como empresario.

¿Cómo inició todo?

Alberto (nombre con el que fue registrado), nació el 7 de enero de 1950 en Parácuaro, Michoacán, fue hijo de campesinos, su infancia y juventud las pasó en Ciudad Juárez, Chihuahua, por lo que se le conoce como el ‘Divo de Juárez’.

Con tan solo cinco años de edad, sus padres lo enviaron a un internado para jóvenes en el Centro de Mejoramiento Infantil de Ciudad Juárez, ahí vivió hasta los 14 años donde además empezó a desarrollar su talento en la composición y la música.

“Todas las personas que me dieron de comer, que me quitaron el hambre, me inspiraron a componer. Me contaban sus historias y yo no tenía otra manera de consolarlos más que con una pieza musical, y así fui aprendiendo. Con mis canciones no resolvían sus problemas, pero sí les creaba un momento de desahogo”, dijo el cantautor en una entrevista.

Las carencias que vivió en su juventud y que lo inspiraron a componer, no duraron para siempre. En 1971 la canción “No tengo dinero”, primer sencillo de su álbum debut, lo lanzó al estrellato y ese fue tan sólo su primer paso a la fortuna.

En 2015, Juan Gabriel anunció que invertiría 25 millones de dólares en un complejo de Playa del Carmen para darle vida al mítico “Noa-Noa”, con giro social bastante loable ya que en este complejo se le enseñaría música a niños en condiciones de pobreza y  habría un museo dedicado a la música tradicional mexicana.

A lo largo de los años, hizo su fortuna gracias a sus presentaciones en los escenarios, Pollstar dio a conocer en el 2015 que Juan Gabriel fue el único mexicano entre los 20 artistas del mundo, que más dinero producen por espectáculo, al recaudar 934,935 dólares en cada concierto, con un costo promedio de 114 dólares por entrada.

Encabezados de periódicos alrededor del mundo asegura que México perdió a una de sus máximas leyendas musicales, a un compositor con el que generaciones en todos los países se identificaron con sus canciones.Hoy por hoy, Juan Gabriel vivirá en su vasto legado musical que dejó y en la memoria de sus millones de seguidores.

Sus canciones han sido reproducidas millones de veces; de acuerdo con la Sociedad de Autores y Compositores de México, cada 40 segundos se escucha en el mundo un tema escrito por Juan Gabriel.

Cuando falleció Juan Gabriel,  Gustavo Farías, productor musical de cabecera del artista, compartió en sus redes sociales un emotivo audio en donde el intérprete reflexionaba acerca de la vida y la muerte, “No vivas por vivir”: 

“No vivas por vivir porque es muy triste, eso realmente no es vivir; quien nada sabe, es nada y solo existe, y vale lo que vale su existir. Tú pídele a Dios que te ilumine, a ese Dios que siempre está contigo, no creas en el Dios que inventó el hombre, para tener al hombre a su dominio.

Hay hombres que le hacen daño al mundo, pero no viven ni tranquilos ni serenos, se escudan en un Dios del cual presumen poniendo en su moneda ‘En Dios creemos’, pero tú debes seguir siempre adelante, porque naciste en el más bello país y diariamente debes superarte para que tengas un porvenir.

No creas que la vida es muy corta, lo que es muy corta es la juventud, y si tú no la aprovechas estudiando o superándote entonces la vejez será tu cruz, sabiendo la vejez no es dolorosa, lo que es muy doloroso es no llegar. Hay muertos que viven todavía, y hay vivos que a la vez muertos están, demuéstrale a tus padres el orgullo de haber nacido de ellos por amor para que vivan felices y orgullosos de haber traído al mundo un triunfador. Cuando eras tú un espermatozoide llegar a la matriz tu meta fue, qué tan grande no serás que lo lograste, lo cual quiere decir que eres un rey”.

¿Ya lo escuchaste?

© DERECHOS RESERVADOS / ALTERNATIVA REPRESENTA S.A. DE C.V.

Deja un comentario