¿Cómo cambiará la tendencia musical en 2017?

Mucho se habla de el mundo digital está en auge y la industria musical continúa adaptándose con ánimos de innovar en el proceso. Es por esto que los servicios de suscripción, publicidad y realidad virtual ganan terreno día con día.

Estamos de vuelta para contarte cómo cerraron los números de la industria musical en Latinoamérica y cuáles son las promesas de este 2017 para las plataformas digitales de música.

Comencemos hablando de números con un contexto general respecto a la industria musical:

En 2016, la industria musical vio las primeras señales de crecimiento real desde que Internet comenzó a hacer estragos en ella, es decir, desde hace una década y media. Y para mediados de año, los sellos de manera general, vieron crecer sus ingresos 8,1% respecto del mismo período de 2015, lo que se vio alimentado principalmente por una explosión de suscriptores que fueron en masa a servicios como Spotify (40 millones de suscriptores) y Apple Music (20 millones).

A comienzos de 2016 el streaming se había convertido oficialmente en la mayor fuente de ingresos de la industria, mientras la facturación por descargas y ventas de discos físicos continuó su declinación (14% y 17%, respectivamente), los ingresos por streaming crecieron 57% en la primera mitad de 2016, y desde entonces todas las señales apuntan a la continuidad del crecimiento.

Amazon y SoundCloud lanzaron servicios para competir directamente con Spotify. Apple buscó darle más brillo a su servicio con una nueva interfaz. Pandora también presentó su servicio de suscripción premium, cuyo lanzamiento se espera para el primer trimestre de este año. Para quienes llevan la cuenta en casa, son tres nuevos servicios por suscripción en un año, agregados a los tres que se lanzaron el año anterior (Tidal, Apple Music y YouTube Red).

Pese a todas las cifras en ascenso, la industria musical aún encontró motivos de queja. Su principal blanco este año fue YouTube, que, junto con el tramo gratuito de Spotify, crea lo que en la industria llaman una “brecha de valor”. Esto significa que los servicios con soporte publicitario no ganan tanto dinero como las suscripciones musicales. Por cierto, las ventas de discos de vinilo -una porción relativamente diminuta de los ingresos del sector- generaron más dinero que el streaming con soporte publicitario como YouTube, SoundCloud y el tramo gratuito de Spotify.

Con tanto cambio en el último tiempo, ¿qué podría pasar durante este año?

 

1)           Auge de las suscripciones musicales

El número de personas dispuestas a pagar US$ 10 al mes por música creció mucho en 2016, pero sigue siendo bastante pequeño. En total, se cree que alrededor de 100 millones de personas están suscriptas a servicios musicales (esto no incluye el streaming gratuito de SoundCloud, YouTube o Spotify). Pero considerando que tan sólo en Estados Unidos hay 319 millones de personas, eso deja amplio margen para crecer. Basta pensar en Apple Music. El servicio, que está disponible en 113 países, sólo tardó un año y medio en llegar a la mitad del tamaño de Spotify en términos de suscriptores pagos. Y los dos siguen expandiéndose.

El streaming de música también se está liberando de los límites de nuestros teléfonos inteligentes y laptops. Gracias el auge de Echo de Amazon, Sonos y Google Home, se escucha más en el hogar, lo que crea la perspectiva de que tratar a la música como un servicio pago mensual sea aún más razonable.

 

2)           Cambios en el servicio musical

Vimos cinco nuevos servicios de música por suscripción aparecer en los últimos dos años (y habrá uno más, el de Pandora, este año), pero eso no significa que el streaming de música se ha convertido en un negocio lucrativo y exitoso. Todo lo contrario: ninguno de estos servicios obtuvo ganancias duraderas, aunque Spotify está trabajando agresivamente para alcanzar esa meta, al prepararse para cotizar en bolsa el año entrante.

Grandes compañías de tecnología, como Apple, Google y Amazon, pueden sostener sus servicios musicales con pérdidas indefinidamente. Este panorama hace difíciles las cosas para actores menores, como Tidal, SoundCloud, Deezer y Napster (ex Rhapsody). Tanto Tidal como SoundCloud fueron objeto de rumores de adquisición en 2016 y siguen dando vueltas los comentarios sobre la perspectiva de que Pandora se venda. Bandcamp sería una adquisición muy atractiva para Pandora o Spotify, pero el mercado centrado en los artistas y su merchandising está bien posicionado para mantenerse independiente si así lo prefiere: la compañía es rentable desde 2012 y su influencia cultural crece. La conclusión de fondo: espere ver menos servicios musicales para fin de 2017. Es probable que al menos una de estas compañías sea adquirida o se hunda por completo.

 

3)           Los lanzamientos exclusivos por streaming continuarán

Apple y Tidal, aparentemente, están dispuestos a pagar toneladas de dinero por acuerdos exclusivos. Y mientras sigan siendo una herramienta efectiva para aumentar las suscripciones en medio de una competencia que se intensifica, no es probable que las plataformas de streaming dejen de ofrecerlos. Pese a alguna controversia, el enfoque de la exclusividad parece funcionar para la mayoría de los artistas.

Algunos de los factores clave ya se pueden observar, seguramente dentro de poco comenzaremos a notar algunos cambios y bondades por parte de nuestra plataforma, faltaría ver cómo apostarán a la experiencia del usuario para que la competencia no sea solo por el mejor postor.

¿Tú qué piensas?

 

© DERECHOS RESERVADOS / ALTERNATIVA REPRESENTA S.A. DE C.V.

Deja un comentario