¿Por qué nos gusta escuchar música triste?

¿Te has preguntado alguna vez, por qué cuando nos sentimos bajoneados, deprimidos o muy tristes, escuchamos canciones aún más tristes? Pareciera que nos encanta ser masoquistas y hundirnos aún más en nuestra melancolía, pero científicamente esto que hacemos tiene una razón de ser y aquí te lo contamos:

De acuerdo con un estudio de investigadores japoneses, la música triste puede evocarnos emociones positivas, aunque parezca difícil de entender. Este estudio fue publicado por la revista Frontiers in Psychology  y se pueden consultar los hallazgos que Kawakami y sus colegas de la Universidad de las Artes de Tokio y el RIKEN Brain Science Institute (Japón,  intentan explicar  ¿por qué la gente disfruta escuchando música triste?

Los investigadores tomaron una muestra de 44 voluntarios, tanto músicos como ‘simples mortales’, les pidieron que escucharan dos piezas de música triste y una pieza de música feliz. A cada participante se le dio la instrucción de que usaran un conjunto de palabras clave para calificar, tanto su percepción de la música, como su propio estado emocional.

Las melodías tristes incluyen “La Séparation” de Glinka en F menor y Etude “Sur Mer” de Blumenfeld en sol menor. La pieza musical más animada fue el Allegro de Concierto de Granados en sol mayor.

Los investigadores explicaron que la música triste evocaba emociones contradictorias porque los participantes del estudio esperaban que la música triste fuera más trágica, menos romántica y menos ‘alegre’ que la música que les dieron a escuchar.

Los investigadores afirmaron que:

“En general, la música triste induce a la tristeza a sus oyentes, y la tristeza es considerada una emoción desagradable. Si la música triste evocara únicamente emociones desagradables, no la escucharíamos nunca”

“La música que se percibe como triste provoca sentimientos románticos y melancólicos, y la gente -independientemente de su formación musical- disfruta experimentar esa ambivalencia emocional”.

Además, a diferencia de la tristeza en la vida cotidiana, la tristeza nacida a través del arte realmente se siente agradable. Posiblemente porque este último no representa una amenaza real para nuestra seguridad.
Esto podría ayudar a las personas a lidiar con sus emociones negativas en la vida cotidiana, concluyeron los autores.

“Los sentimientos experimentados debido a la música no significan ningún peligro directo o daño a diferencia de lo que nos puede provocar un revés en nuestro día a día; por lo tanto, incluso podemos disfrutar de emociones desagradables como la tristeza. Si sufrimos en nuestra vida cotidiana por cualquier razón, la música triste podría ser útil para aliviar el dolor emocional”

Concluyeron.

 

Sin duda, en este proceso el cerebro juega una parte fundamentar al ponerse en contacto directo con las emociones a las que nos vemos expuestos… ¿Tú eres de esas personas?

 

© DERECHOS RESERVADOS / ALTERNATIVA REPRESENTA S.A. DE C.V.

Deja un comentario