El nuevo reto en el mundo de la música

Las plataformas de streaming para consumo musical continúan transformando la industria y su modelo de negocio, para el caso de la forma en que se recopilaba el material producido por un artista las cosas han cambiado. Ahora las reglas del juego están a favor del Single como figura de promoción única.

La posibilidad de elegir entre una gran diversidad de artistas y géneros musicales a través de plataformas como Spotify o Google Play ha comenzado a mermar la función de un álbum como producto de consumo. Hoy los consumidores asiduos son más familiares a poseer una playlist plagadas de sus canciones favoritas en vez de discos completos de un sólo artista.

No es de sorprender que esto suceda si hace años la compra de un EP o LP dependía de los temas que este contenía, ahora la inmediatez y apetito por escuchar lo más reciente no obliga al público a consumir una propuesta musical completa a menos que la misma forme parte de un concepto más artístico o realidad aumentada como algunos artistas han hecho.

Para algunos entusiastas este cambio también se debe al modelo tradicional de compra que obligaba al consumidor a comprar un álbum, el cual contenía un par de temas memorables y el resto no se consideraba al nivel o dejaba mucho que desear.

De cualquier forma sin importar el origen de este nuevo paradigma lo cierto es que ahora la atención del público está más focalizada y demanda más de los artistas. No basta con un buen álbum, es necesario que cada tema tenga verdadera conexión con el público, de lo contrario sólo ese gran single será parte del playlist.

Algunos grupos cómo One Republic han sabido tomar el pulso de su público y decidieron no trabajar más el formato de álbum sino únicamente sencillos o en el caso de Beyonce “Lemonade” cuyo trabajo brinda un valor agregado al ser adquirido de forma completa con una experiencia visual.

Si bien el trabajo de desarrollar un disco completo sigue teniendo su mérito el gusto de consumo es diferente y es necesario que se tome en cuenta para mantener la vigencia del modelo de negocio en la música.

Deja un comentario